El estilo Balenciaga

El estilo Balenciaga es uno de los más admirados de la historia de la moda. El modisto español está considerado un visionario, una leyenda y un maestro de la alta costura. Nacido en 1895, Cristóbal balenciaga descubrió su pasión por la moda de la mano de su madre, costurera. A los comenzó 12 años ingresó en un taller de sastrería en San Sebastián. Diez años después, en 1917, abrió su primera casa de moda. Y, a partir de ese momento, el estilo Balenciaga empezó a forjar su leyenda de diseñador icónico de la alta costura. Un estilo vanguardista y audaz, muy reconocible por su temperamento y sofisticación.

Formas audaces y estructuras abstractas en el estilo Balenciaga

El estilo Balenciaga nunca tuvo miedo de jugar con formas audaces y estructuras abstractas. Para ello contó con el instinto a la hora de combinar telas. Destaca en este sentido el vestido de noche con capa, elaborado en seda gazar en 1961 para la tienda Stanley Korshak.

Influencia del flamenco

El baile flamenco español inspiró muchos de los diseños de Balenciaga. Introdujo la tradicional bata de cola en la alta sociedad parisina y dio rienda suelta al movimiento con sus revolucionarios volantes. Su mérito radica en integrar elementos raciales sin renunciar a la armonía visual de sus creaciones.

Reivindicación del traje regional en el estilo Balenciaga

El traje regional español fue una influencia recurrente en Balenciaga. Poseía la antología de trajes regionales de Isabel De Palencia, que le sirvió de guía para adaptar su carácter a la alta costura. Destacamos en este sentido el vestido de noche que diseñó para su amiga Francine Weisweiller, con reminiscencias del traje regional valenciano. Probablemente esta influencia y capacidad de traspasar barreras temporales y geográficas fue lo que lo hizo único.

Balenciaga estuvo entusiastamente involucrado en todos los procesos de la confección de sus prendas. Sus diseños siempre reflejaban un sólido entendimiento de la estructura, la atención al detalle y las cualidades de cada tejido. Sus drapeados abrazaban el cuerpo, lo que los hacía apropiados para mujeres de todas las tallas.

Sombreros llamativos

Los sombreros de Balenciaga son una parte integral de su estilo. Pero no fue hasta la década de 1950 y 1960 cuando empiezan a tomar verdadero protagonismo. Con un enfoque surrealista que juega con la escala, la forma y los materiales innovadores.

Tal fue la repercusión que el entonces comisionado de policía sellaba los bocetos oficiales para evitar copias. Y es que compradores de todo el mundo luchaban por tener las colecciones del genio de la moda en sus tiendas.

Saree drapeado

En su afán por integrar la cultura en la moda, Balenciaga también flirteo con el lejano oriente para rescatar el saree: un atuendo tradicional indio confeccionado en una sola tela y plisado en la cintura y los hombros. Entre los sarees que diseñó el genio vasco destaca el vestido de noche con capa de seda damasco que Eva Gardner donó al museo V&A en 1960. Una pieza única, hecha a mano, que siempre recordará la elegancia de la actriz al abrigo del estilo Balenciaga.

Conclusión

El estilo Balenciaga se distingue por su innovación, atención al detalle y un enfoque audaz en las formas y estructuras. Su legado perdura como una inspiración eterna en la moda, desafiando constantemente los límites de la creatividad y el diseño.

Call Now Button